Las carreras están en mi ADN.

Laia Sanz

¿Qué te apasiona?

Las motos, los coches, las carreras en general… Siempre me ha encantado la competición. No se trata solo de ganar, sino de descubrir mi propio potencial, de esforzarme aún más para lograr cosas que a los demás les parecen imposibles. 
Siempre he sentido una gran conexión con los coches. Aún recuerdo la sensación cuando mi padre me subía al capó de su coche cuando yo tenía dos o tres años.
Creo que la auténtica pasión no puede expresarse en palabras. No puedes definir un sentimiento. Simplemente, tienes que dejarte llevar por él.

¿Tu pasión por la competición te ha cambiado como persona?

Es parte de mí: tengo una personalidad competitiva, llevo las carreras en el ADN.
A veces, no puedes separar lo que eres de lo que haces. Y, hagas lo que hagas—tanto si eres diseñador, músico, artesano o cualquier otra cosa—necesitas apostar por lo que te apasiona.

¿Qué significa CUPRA para ti?

Es el espíritu competitivo de SEAT. La pasión por competir, una visión compartida entre los coches y los circuitos y por descubrir cómo encajan juntos. También es el ansia por saber qué será lo próximo, las ideas al final del trazado, las ganas constantes de evolucionar y mejorar: es volver al garaje para inventar el futuro.

El futuro de la tecnología automovilística se va a centrar en las personas más que en la máquina.
Siguiente
Anterior

¿Cuál es el futuro de la competición?

La mecánica de las carreras pueden cambiar muchísimo. Pero el mundo de las carreras no va a cambiar. El espíritu es hoy exactamente el mismo de siempre. ¿Coches eléctricos? Puede que para los pilotos actuales sea difícil imaginar un futuro sin gasolina, pero cuando las capacidades de la movilidad eléctrica alcancen su plenitud, se va a abrir un mundo de nuevas posibilidades. Vamos a necesitar un cambio de mentalidad. Todo el concepto de carrera podría cambiar.
En general, creo que el futuro de la tecnología automovilística se va a centrar en las personas más que en la máquina.

Y de vuelta al presente, ¿qué se siente al conducir el nuevo CUPRA TCR?

Es algo increíble. Es un auténtico coche de carreras. Una fuerte frenada, una gran capacidad de giro... Es el coche perfecto para mi transición hacia el mundo de la Cup Race. Conducir me ha enseñado mucho.