LA PASIÓN COMPARTIDA APASIONA EL DOBLE.

DJ Argy

Háblanos de tu pasión por la música

Cuando tenía 15 años, iba a la tienda de discos de mi barrio continuamente. Un día, un chico que trabajaba allí me dio un CD con un software de producción de música, lo instalé en mi ordenador y no salí de casa durante una semana. Era solo el principio. Ahora hago giras por todo el mundo.

¿Cuál es tu proceso creativo?

Siempre creo las pistas en el estudio, normalmente a primera hora de la mañana. No comparto los hábitos de sueño de otros artistas, mi horario se parece más al de un empleado de banca, sorprendentemente.
Compongo toda mi música yo solo. Pasar tiempo solo es también muy terapéutico y el aislamiento me ayuda a sacar de mi interior el espíritu creativo. Quizá las colaboraciones son más complicadas e inusuales en el mundo de la música electrónica.
Pero me encanta colaborar con gente que tiene algo que ofrecer radicalmente distinto a lo que yo sé hacer, por eso me gusta trabajar con cantantes: tenemos habilidades distintas, pero compartimos la misma pasión. Me parece fascinante encontrar gente a la que también le apasiona lo que hace, que escucha realmente dentro de sí misma y poder crear cosas con ellos.

¿Sientes algún tipo de conexión con tu público como DJ?

Cuando pincho en directo, entro en una zona mental muy especial y pierdo la noción del tiempo y el espacio, que es exactamente lo que ocurre en el estudio cuando compongo una nueva canción. Esto no es un don que solo posee la gente creativa, esto les pasa a todas las personas que se dejan llevar por el presente.
Pero la auténtica magia reside en el arte de llevar al público a un punto en el que están completamente abiertos y bailarían cualquier cosa. De otro modo, los DJs habrían sido ya reemplazados hace tiempo por listas de reproducción automáticas. No hay un botón mágico que acelere el estado de ánimo de forma inmediata.
Casi puedo tocar ese punto. Soy capaz de sentir ese momento en el que el público que escucha mi música y yo conectamos. No hay nada que me haga sentir una felicidad parecida a compartir algo que me apasiona.

¿Algún modelo a seguir?

Admiro a la gente que ha resistido al paso del tiempo. Artistas como Ryuichi Sakamoto, que cuenta con un catálogo tremendamente versátil, sigue siendo actual cincuenta años después; las personas que son muy versátiles, prolíficas y que perduran en el tiempo tienden a ser mis modelos a seguir. La música atemporal es el Santo Grial.